Reseña Histórica Luz Divina

La obra metodista en Volcán inicia en la década del 50. Por iniciativa del hermano Eustacio Morales, laico activo de la Iglesia Metodista en Bongo. El hermano Eustacio le comunica al Pastor José María Gamboa, quien en ese entonces era el encargado de la obra en Chiriquí, que era necesario abrir una iglesia en Volcán. Se hacen las gestiones y logran el alquiler de un terreno en Nueva California, propiedad de Mr. Thorp, posteriormente este terreno se compró.

Poco tiempo después el Pastor Gamboa vio la necesidad de pedir un misionero a Estados Unidos ya que no había quien atendiera la obra, de esta manera llega Don Walter Reitz su esposa Midred y sus dos hijos al país.

Luego de un tiempo Don Walter, entonces superintendente del Distrito, le pide a Don Catalino Morales que atienda la obra y él lo hace con mucho gusto, renunciando a su trabajo en el MOP. Para ese entonces se construye la antigua capilla en Volcán.

Para la década del 60, la Conferencia Anual envió a Ipoligénito Concepción y pocos años después es trasladado. Volcán queda un poco abandonado.

En la década del 80 la familia Rovira cuidó la propiedad a petición del hermano Eustacio Morales quien siempre mostró preocupación por el estado de la propiedad.

Por el año de 1984 y 1985 la Liga de Jóvenes Metodistas empiezan a realizar los campamentos de jóvenes en Volcán y a organizar jornadas de limpieza que le dieron vida nuevamente a la propiedad.

En 1987 llegaron los Pastores Hilda y Manuel Rojas, se quedan por espacio de 10 años. En este periodo los Voluntarios en Misión construyen la nueva casa pastoral, los dormitorios y el salón de usos múltiples.