Reseña Histórica Catedral John Wesley

En el mes de abril de 1999, por circunstancias especiales, en la congregación de Emmanuel en Panamá Viejo, un grupo de hermanos y hermanas solicitaron a la oficina de la iglesia atención pastoral, manifestando su deseo de que se abriera un nuevo centro de predicación, al cual ellos pudieran pertenecer. Como una respuesta inmediata, a la petición presentada por este grupo de hermanos y hermanas, el domingo 2 de mayo de 1999 se iniciaron cultos y actividades una vez por mes en el Rancho del Instituto Panamericano (IPA), al lado de la piscina. El Superintendente del Distrito de Panamá, Rev. David Ortigoza y la Rev. Sonia Ortigoza asumieron la responsabilidad de brindar atención al grupo, que atendieron el primer culto.

Este grupo de hermanos y hermanas provocó mucha motivación en los participantes, y a fines de noviembre de 1999 se tomó la decisión de realizar los cultos dominicalmente.

El grupo se fue fortaleciendo cada vez más y más, el número de participantes fue aumentando. Para poder ofrecer una mejor condición física, se habilito la Capilla del Instituto Panamericano, en la Sección primaria en el salón 19 para su uso, de lo que era en ese momento una Avanzada.

El 26 de noviembre de 2000 a las 10:00 a.m. en la Biblioteca del IPA, un gran Culto fue celebrado para dar gracias a Dios por el cuidado que hasta ese momento había tenido por la Avanzada, que a partir de ese día 26 de noviembre se constituiría en una Iglesia local, ya que había cumplido con lo establecido en la Constitución y Disciplina de la iglesia evangélica Metodista de Panamá.

A partir de la fecha señalada en el párrafo anterior, la responsabilidad y conducción de la iglesia fue a cargo del Obispo Pedro Araúz, quien ha impulsado a un grupo de hermanos y hermanas a dirigir los cultos.

La iglesia tiene un objetivo y una propuesta, el de construir un edificio llamado por la feligresía “Catedral John Wesley” para proclamar a Jesucristo como Señor y Salvador, testificando la vida abundante en Santidad, adoración y compromiso con el Reino de Dios, sirviendo en la comunidad, bajo la protección del Espíritu Santo.

La iglesia tiene un propósito, se una congregación activa, creciente y fuerte. Por esta y otras razones está empeñada en mantener un diálogo permanente con todas las instancias en donde espera el respaldo para llevar este proyecto a la realidad.

Actualmente funge como pastor el Obispo Pedro Araúz Valdé.